Un Valle fuera del tiempo

Fecha de actualización 29/01/2010
 

Luis Alberto de Cuenca reseña en ABC de las letras la obra finalista del premio Planeta, La bailarina y el inglés.

 

 

Libros

10 enero 2010 
  

LUIS ALBERTO DE CUENCA

 

El finalista del Premio Planeta 2009 es un narrador puro, en la gloriosa estela de los grandes novelistas decimonónicos. Tuve el honor de presentar su mayor éxito editorial hasta la fecha, El mapa del Creador (Roca Editorial), y desde entonces sigo sus huellas literarias con avidez, pues me parece que tiene un talento narrativo como hay pocos, digno sucesor de maestros como Stendhal, Dickens, Wilkie Collins, Stevenson o Kipling, y no exagero.

La mayor parte de la acción de La bailarina y el inglés está ambientada en la India y en 1944, con los japoneses en Birmania y el Partido del Progreso de Gandhi haciendo todo lo posible por sacudirse el yugo británico. La historia está contada en primera persona por un inglés que nunca ha estado en Inglaterra y padece de sonambulismo: Henry Masters, jefe de policía en el estado indio de Jay. Se crió con el futuro maharajá, Hiresh Singh, en el fastuoso palacio de la Luz Lunar, y se enamora, perdidamente, de la bailarina Lalita Kadori (primero de sus pies desnudos, en plan fetichista, y luego de todo su cuerpo), guapísima nativa cuyo retrato físico y moral semeja el de esas femmes fatales que pueblan las novelas negras de James M. Cain. El otro vértice del triángulo es un tipo muy atractivo, un tal Lewis Wilson, cazador blanco, algo así como la versión india del Allan Quatermain de Las minas del rey Salomón.

La novela es magnífica y está literalmente acribillada de escenas memorables, como la recreación narrativa de la cópula del nuevo maharajá con su esposa, retransmitida en directo ante la Corte, o las escenas en la comisaría, dignas de una película de Ford, o la caza del tigre a cargo de Hiresh Singh. Pero son, sobre todo, los espléndidos diálogos entre Masters y Lalita los que podrían reproducirse por méritos propios en la antología más exclusiva de prosa contemporánea escrita en español.

En el curso de esas conversaciones, recurre el motivo del Valle de las Chimeneas Mágicas, que se identifica con un lugar fuera de la realidad, ajeno al curso irremediable de las horas, donde se vive en un presente eterno y se es feliz. Intuyo que Emilio Calderón pensó en algún momento titular su novela evocando ese mítico Valle. Pero La bailarina y el inglés es un rótulo más descriptivo y funciona mejor.

<< Volver

ENLACES
Aviso Legal
Admin
Diseño Web
© Emilio Calderón
Agencia Literaria, Antonia Kerrigan

MENU
BIOGRAFÍA
NOVEDADES
BIBLIOGRAFÍA
MULTIMEDIA
CONTACTO