Oriente como horizonte

Fecha de actualización 28/09/2009
 

El escritor malagueño Emilio Calderón toma la lejana China como escenario de su segunda novela, ‘El secreto de la porcelana’, en la que se vuelve a descubrir como un excelente narrador.
Corren tiempos favorables para las novelas plagadas de misterio, aventuras, personajes atrayentes, historia antigua y un secreto por descubrir. Es la receta perfecta para parir un ‘best seller’, vender miles de libros y ganarse el favor del público para seguir creando novelas sin demasiado esfuerzo ni empeño. La buena noticia es que entre tanto nuevo creador de fácil olvido surge, en ocasiones, un escritor que genera buenas expectativas y las cumple. Que está dispuesto a aplicar la fórmula mágica para mejorarla. Ese es el caso de Emilio Calderón, un autor malagueño que encontró el éxito con su primera novela ‘El mapa del creador’ y que ahora vuelve a los estantes de novedades literarias con ‘El secreto de la porcelana’, su segunda obra, de nuevo publicada por Roca, que confió en su buen hacer desde el principio.

En esta ocasión, Calderón viaja al pasado y a la lejana China para desarrollar una historia que engancha desde el principio. Ya lo avisó cuando publicó su primera novela: la siguiente se iba a centrar en el descubrimiento de un material ahora habitual, la porcelana, pero que en siglos pasados volvió locos a reyes y mandatarios de media Europa. El protagonista es un comerciante español que en tiempos turbulentos, cuando Filipinas aún era una colonia española, tiene el encargo de encontrar los componentes que dan lugar a este material, poco más que secreto de estado en el país oriental. De su periplo, complicado, doloroso y autodestructivo, da buena cuenta un narrador que en realidad son tres: el personaje que se nos presenta en el primer capítulo (quizá demasiado secundario y desdibujado), el explorador que relata el descubrimiento de la historia y el aventurero que la protagoniza. Tres hombres a los que se une un cuarto narrador: el que nos habla de la búsqueda de la porcelana en Europa Central por un científico-charlatán empeñado en fabricar la piedra filosofal. Sus experiencias, más las de un militar moribundo, se van entremezclando, diferenciadas por capítulos, quizá dando demasiados saltos, con lo que el lector a ✒ poco que pierda un ápice de atención se puede ver perdido sin remedio.

En la prosa hay muchas de las características que ya se vieron en ‘El mapa del creador’, con la Segunda Guerra Mundial como escenario y la loca búsqueda de tesoros por los nazis como excusa. Es sencilla, directa, las descripciones no aburren, las interrupciones aparecen en su justa medida. Demuestra Calderón que es un excelente narrador. Nos mete en la historia sin necesidad de profundizar en los elementos que la componen. Uno conoce a la perfección al protagonista a las pocas frases. Y sabe que el autor tiene mucho que dar en el futuro, aunque hay cosas por mejorar. La protagonista femenina es tal vez demasiado tópica, demasiado arquetipo. No obstante, termina descubriéndose como el personaje más fuerte y fundamental para el desarrollo del relato –también en su primera novela, era una mujer la que marcaba el devenir de la historia y su final-. Y hay otro ‘pero’ más: el tono narrativo es el mismo en todo momento, sea quien sea el narrador. Aunque en distintas épocas y circunstancias todos hablan igual, por lo que en algunos momentos es poco creíble.

Eso sí, ‘El secreto de la porcelana’, que su autor ha presentado esta semana en la Librería Luces de Málaga, está profusamente documentada, se deja ver que Calderón se ha metido de lleno en la historia, hay sentimiento y alma en ella. Y es sólo su segunda novela. Con esta progresión, Emilio Calderón se está convirtiendo en un valor seguro. Puede que aún esté en el mundo de los ‘best sellers’, pero está aportando buenas dosis de calidad con visos de magnífica mejoría. Sin duda, una novela entretenida, bien construida y que nos abre una puerta al Oriente más lejano y antiguo, sin caer en falsos mitos y misterios tan poco creíbles como fáciles de resolver.

<< Volver

ENLACES
Aviso Legal
Admin
Diseño Web
© Emilio Calderón
Agencia Literaria, Antonia Kerrigan

MENU
BIOGRAFÍA
NOVEDADES
BIBLIOGRAFÍA
MULTIMEDIA
CONTACTO